Búsqueda

10 may 2020

Tejido Óseo

Compacto

Contiene pocos espacios y es el componente más fuerte del tejido óseo. Se encuentra por debajo del periostio de todos los huesos y forma la mayor parte de las diáfisis de los huesos largos. Brinda protección y soporte y ofrece resistencia a la tensión causada por el peso y el movimiento. Asimismo, se compone de unidades estructurales repetidas denominadas Osteonas o Sistemas de Havers. Cada osteona consta de un conducto central (conducto de Havers), alrededor del cual se dispone una serie de laminillas concéntricas. Parecidas a los anillos de crecimiento de los árboles, estas últimas son placas circulares compuestas por matriz osteoide mineralizada de diámetro creciente que rodean una pequeña red de vasos sanguíneos, linfáticos y nervios localizados en el canal central.

Estas unidades óseas tubulares en general forman una serie de cilindros paralelos que, en los huesos largos, tienden a disponerse en forma paralela al eje mayor del hueso. Entre las laminillas concéntricas hay pequeños espacios denominados lagunas, que contienen osteocitos. De las lagunas –y en toda dirección– irradian pequeños canalículos, que contienen líquido extracelular. Dentro de los canalículos existen delicadas protuberancias de osteocitos con forma de dedo. Los osteocitos vecinos se comunican entre sí por medio de puentes. Los canalículos conectan las lagunas entre sí y con el canal central formando un intrincado sistema minúsculo de canales interconectados a través del hueso. Este sistema ofrece numerosas vías de acceso a los osteocitos de nutrientes y de oxígeno, así como una vía de eliminación de los desechos. En el tejido óseo compacto, las osteonas están alineadas en la misma dirección y son paralelas al eje mayor de la diáfisis del hueso.

Por lo tanto, la diáfisis de un hueso largo resiste la curvatura y la fractura aun cuando se ejerza una fuerza considerable desde los extremos. El tejido óseo compacto tiende a ser más grueso en las regiones del hueso en las que la fuerza se aplica relativamente en pocas direcciones. Las líneas de fuerza del hueso no son estáticas. Cambian cuando la persona aprende a caminar y en respuesta a la actividad física intensa repetida, como en el levantamiento de pesas. Las líneas de fuerza de un hueso también pueden cambiar a raíz de una fractura o una deformidad física. Por lo tanto, la organización de las osteonas no es estática, sino que cambia a lo largo del tiempo en respuesta a las exigencias físicas que soporta el esqueleto.

Las regiones comprendidas entre las osteonas vecinas contienen ciertas laminillas denominadas laminillas intersticiales, que también presentan lagunas con osteocitos y canalículos. Son fragmentos de osteonas precedentes que han sido parcialmente destruidas durante la reconstrucción o el crecimiento del hueso. Los vasos sanguíneos y linfáticos, y los nervios del periostio penetran el hueso compacto a través de los canales perforantes transversos o canales de Volkmann. Los vasos y los nervios de los canales perforantes se conectan con los de la cavidad medular, el periostio y los canales centrales.

Alrededor del 100% de las circunferencias externa e interna de la diáfisis de un hueso largo presenta laminillas denominadas laminillas circunferenciales, que aparecen durante la fase inicial de la formación del hueso. Las laminillas circunferenciales que están justo por debajo del periostio se denominan laminillas circunferenciales externas. Se conectan con el periostio mediante fibras perforantes (fibras de Sharpey). Las que revisten la cavidad medular se denominan laminillas circunferenciales internas.

Esponjoso

A diferencia del tejido óseo compacto, el tejido óseo esponjoso –también denominado tejido óseo trabecular– no contiene osteonas. Siempre es profundo y está protegido por una cubierta de hueso compacto. Está compuesto por laminillas dispuestas en un patrón irregular de finas columnas denominadas trabéculas, entre las que existen espacios que pueden apreciarse a simple vista. Estos espacios macroscópicos contienen médula ósea roja en los huesos que producen células sanguíneas, y médula ósea amarilla (tejido adiposo) en los otros huesos. Ambos tipos de médula ósea están irrigados por numerosos vasos sanguíneos que nutren los osteocitos. Cada una de las trabéculas consta de laminillas concéntricas, osteocitos ocupantes de lagunas y canalículos que irradian en forma excéntrica desde las lagunas.

El tejido óseo esponjoso es el componente profundo principal del tejido óseo de los huesos cortos, aplanados, sesamoideos e irregulares. En los huesos largos, es el núcleo de las epífisis y está cubierto por una delgadísima capa de hueso compacto, además de conformar un plano delgado variable que reviste la cavidad medular de la diáfisis. El tejido esponjoso siempre está cubierto por una capa de hueso compacto que lo protege.

A simple vista, las trabéculas del hueso esponjoso pueden parecer más desorganizadas que las trabéculas del hueso compacto. Sin embargo, tienen una orientación precisa a lo largo de las líneas de fuerza, característica que permite al hueso resistir y transmitir fuerzas sin romperse. El tejido óseo esponjoso es más abundante en los huesos que no reciben mucha presión o en los que reciben presiones desde direcciones múltiples. Las trabéculas no se organizan en forma definitiva hasta que no se aprende a caminar perfectamente; incluso pueden desorganizarse cuando las líneas de fuerza cambian debido a una fractura mal consolidada o a una deformidad.

El hueso esponjoso difiere del tejido óseo compacto en dos aspectos. En primer lugar, es liviano, lo que reduce su peso total. Esta disminución del peso le permite moverse más rápidamente al ser fraccionado por un músculo esquelético. En segundo lugar, las trabéculas del tejido óseo esponjoso sostienen y protegen la médula ósea roja. El tejido óseo de los huesos de la cadera, las costillas, el esternón, las vértebras y los extremos proximales del húmero y del fémur es el único sitio de almacenamiento de médula ósea roja y, por lo tanto, el lugar donde –en los adultos– tiene lugar la hemopoyesis.

Componentes

La matriz osteoide esta constituida por 15% de agua, 30% de fibras colágenas y 55% de sales minerales cristalizadas; la mas abundantes son:

Ca3(PO4)2
+
Ca(OH)2
Ca10(PO)6(OH)2
Fosfato de Calcio

Hidróxido de Calcio

Cristales de Hidroxiapatita

A medida que éstas se van formando, se combinan también con otras sales minerales como el Carbonato de Calcio (CaCO3) e iones tales como: Magnesio (Mg), Flúor (F), Potasio (K) y Sulfatos. En este sentido, mientras se depositan en las estructuras formadoras por las Fibras de Colágeno de la matriz osteoide, estas sales minerales se cristalizan y el tejido se endurece. Es por ello, que este proceso es denominado Calcificación, el cual es iniciado por las células productoras de hueso llamadas osteoblastos.
Share:

0 comentarios:

Publicar un comentario

Autor

Prof. Arnaldo Rodríguez

Educación mención Biología

Etiquetas

Biología ¿Qué es? Anatomía partes estructuras Tipos Funciones contaminación Psicología educación para la salud Salud Teorías sistema nervioso aportes Ecología sistemas Biografías Características células investigación aire Histología Vídeos aparato reproductor estructuras receptoras sistema reproductor sistema sensorial Consecuencias Medidas Preventivas sistema digestivo snc Importancia aspectos Fisiología artículos Clasificación Microorganismos agua componentes inervación núcleos suelo Curiosidades agente contaminante célula ecosistema procesos etapas factores objetivos parte interna aparato reproductor femenino aparato reproductor masculino capa de ozono conductismo conductista desventajas enfoque ventajas Causas Vegetal aprendizaje capas cognoscitivismo cognoscitivista diencéfalo encéfalo nervios piel sistema muscular smog tejido muscular tejidos fibra hormonas humanismo humanista lengua métodos anticonceptivos transporte celular General afectaciones aparato excretor aplicaciones conductos fases fotosíntesis gusto hueso irrigación lago de maracaibo nariz olfato parte externa propiedades regulación hormonal riñón sistema óseo suelos degradados Enfermedades aparato digestivo biótico-abiótico bomba sodio y potasio clorofluorocarbonos cloroplastos constructivismo constructivista degradación de suelos disfunción sexual disminución de la capa de ozono energía historia implicaciones influencia del smog leyes membrana metodología nefrona neurotransmisores origen principios proteínas psicodinámico psicosocial regulación relación roles sistema endocrino sistema esquelético tacto tallo cerebral tejido óseo teoría de la personalidad tgi tronco cerebral tronco encéfalico tubo gastrointestinal tubo digestivo Abraham Maslow Albert Bandura Burrhus Skinner Carl Rogers Charlotte Buhler David Ausubel Edward Thorndike Erik Erikson Evolución Iván Pavlov Jean Piaget Jerome Bruner John Watson Lawrence Kohlberg Lev Vygotsky Sigmund Freud afectación de la energía agua dulce agua superficial aguas urbanas barrera mecánica barrera natural del lago de maracaibo barrera química bioenergética boca botones gustativos bulbo raquídeo bulbos gustativos cadena transportadora de electrones cadenas alimentarias calidad del aire celular cerebelo cerebro cerebro medio ciclo de calvin ciclo de contracción ciclo de la materia ciclo de vida ciclo del agua ciclo del azufre ciclo del carbono ciclo del fósforo ciclo del nitrógeno ciclo del oxígeno ciclos biogeoquímicos citoplasma clima coacervados coitus interruptus comienzo de la vida comparaciones condicionamiento clásico condicionamiento operante conexiones contaminantes contracción coordinación cordón espermático corpúsculos criptas gástricas criterios cuerpos de agua célula animal célula vegetal células gliales células neuronales defecación depósito desarrollo cognitivo desarrollo moral desarrollo psicodinámico descomposición desechos metabólicos destrucción de la capa de ozono diferencias difusión disminución de la fertilidad disminución de la fertilidad del sustrato disponibilidad de agua dominios ecosistemas acuáticos ecosistemas artificiales ecosistemas aéreos ecosistemas naturales ecosistemas terrestres endocitosis epidídimo epitálamo equilibrio escroto esterilización estructuras gustativas estrés estómago esófago eucariota evitar deterioro exocitosis faringe fertilidad de la tierra fertilidad del sustrato finalidad fitohormonas flujo de energía formación de orina fotofosforilación fotoperiodo fotosistemas fuentes de contaminación ganglios glándula intestinal glándulas de cowper glándulas gástricas glía hipotálamo hipótesis homeostasis hongos hormonas vegetales hígado importancia de la biología impulso nervioso interacción intestino delgado intestino grueso jerarquía lago malaria medio ambiente medios mesencéfalo microvellosidades mioneural mitocondria movimientos mundo médula espinal método de billings método de temperatura basal método del ritmo métodos métodos biológicos métodos de barrera métodos definitivos métodos naturales métodos temporales nastia neuroglia neuroglia del snc neuroglia del spn neuromuscular neuronas niveles tróficos núcleo organelas organelos organulos orina concentrada orina diluida ovarios oviductos paludismo papilas gustativas parafilias pared pene peritoneo pirámides ecológicas planta que absorbe smog plantas plexos población postulados potenciales problemas de degradación procariota proceso cognitivo producción productividad productos metabólicos propósito protuberancia anular próstata puente de Varolio páncreas quimiostasis receptores sensoriales reducción de la capa de ozono relajación remodelación residuos de minería resorción ribete en cepillo salinidad del suelo salud del suelo semejanzas seres vivos señalización neuronal sinapsis sistema excretor sistema respiratorio sistema urinario smog en las plantas smog fotoquímico smog sulfuroso sna sne snp sns soluciones soprepastoreo ayuda en los suelos salinos subtálamo suelos en campos suelos salinos teoría celular teoría del desarrollo humano teoría endosimbiótica teoría watsoniana terminaciones nerviosas termoperiodo testículos tmc tme tml tramas tróficas transcitosis transducciones gustativas transducción transmisión transporte activo transporte de volumen transporte pasivo transporte primario transporte secundario trastornos trompas de Falopio trompas uterinas tronco del encéfalo tálamo túnicas unión unm uretra vagina vellosidades vesícula biliar vesículas seminales vias gustativas vía olfatoria vías biliares órganos sensoriales ósmosis